Pide Movimiento Nueva Aztlán que GobCDMX de prioridad a inmuebles expropiados de alto riesgo

Aunque calificó de excelente la decisión de que los inmuebles confiscados a la delincuencia organizada, vía los juicios de extinción de dominio, sean usados para dar servicios sociales, entre ellos la vivienda, la presidenta de Movimiento Nueva Aztlán, Rita Cecilia Contreras Ocampo, pidió a la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, atender de manera prioritaria los miles de casos de inmuebles que ya están expropiados y están calificados con Alto Riesgo Estructural y ponen en riesgo la vida de sus moradores.

La dirigente de la Asociación Civil consideró que la decisión de las autoridades capitalinas de destinar a vivienda los predios decomisados al crimen organizado es excelente, pues contribuirá a reducir el déficit de casas-habitación que se tiene principalmente en el Centro Histórico, en donde hay viviendas completamente dañadas por el paso del tiempo y a punto de desplomarse, lo cual pone en peligro la vida de sus moradores.

En este contexto, Contreras Ocampo solicitó a la Jefa de Gobierno atender de una manera sería, sensible y eficaz la agenda de vivienda, por lo que insistió en la necesidad de que las autoridades capitalinas resuelvan los casos de cientos o miles de inmuebles que se encuentran en la Ciudad de México expropiados o en proceso de expropiación pues son parte de un grupo de inmuebles con dictámenes de Alto Riesgo Estructural-Inhabitables y con personas habitándolos.

Rita Cecilia Contreras, señaló que entre los vecinos y vecinas que están en el Movimiento Nueva Aztlán hay preocupación por saber qué pasará con los predios expropiados o en proceso de expropiación pues desean tener un patrimonio.

Muchos ciudadanos que pertenecen al Movimiento fueron abandonados por anteriores organizaciones sociales dedicadas a la vivienda y tienen su arraigo en colonias como la Obrera,  Centro, Roma y Doctores, agregó.

Comentó que hay muchos casos de predios expropiados cuyos procesos legales no han avanzado, tal es el caso del inmueble ubicado en Puente de Santo Tomas 7, en el Centro Histórico, que lleva 18 años de que se expropió y los ocupantes tuvieron que desocupar para resguardar su integridad física.

Por el riesgo de una invasión, solo uno de los ocupantes conocido como el señor Tapia de 80 años de edad cuida el inmueble, apuntó.

Deja un comentario